Tertulia de los viernes. El arte de conservar a los amigos
brindo por las personas como TÚ.

Dejo aquí, para regocijo de los que les gusta la literatura clásica,
un pedazo de cacho de trozo sobre el "brindis",
de Quinto Horacio Flaco,
que, aunque rechoncho y chaparro de estatura,
tenía un gran y penetrante ingenio
.
Solo es propio de los Tracios batirse con las copas que no se hicieron sino para el regocijo.
Lejos de aquí tan bárbara costumbre y que Baco, siempre modesto,
no se mezcle jamás en sangrientas disputas.
Calmad amigos esos gritos desatinados y permaneced tranquilos apoyados sobre el codo.

¡¡Salve tertulianos. Que los dioses nos sean propicios!!