Artesano del esparto
El trabajo del esparto (Stipa tenacissima) comienza con su recolección entre los meses de julio y septiembre, pudiendo trabajarse verde, seco y majado. El primero se trabaja directamente y de él se obtienen pequeñas piezas de cestería, pleitas (faja o tira de esparto o palma trenzado en varios ramales, que cosida con otras sirve para hacer esteras, sombreros, petacas y otras cosas) y pleitillas para la elaboración de quesos, etc. Habitualmente se guardan gavillas de esparto para trabajar durante el resto del año, estando la fibra seca, por lo que se hace necesario cocerlas y remojarlas durante dos semanas, así vuelven a tener flexibilidad para su trenzado.
 
El majado del esparto se realiza con unas majas (mazas de madera), golpeando los tallos de esparto contra una piedra que actúa de soporte. Se persigue obtener un material fácilmente manejable y una vez conseguida esta cualidad se procede a urdir un trenzado de varios ramales, es decir, la pleita. Si unimos, cosiéndolas, unas pleitas con otras se irá dando forma al artículo que se quiere obtener, como cestas, esteras, serones, capachos, etc..