Campanero
 
Campanero designa por igual a dos oficios:
El que tiene por oficio crear los moldes y fundir metales para crear campanas y el que se encarga de repicar y hacer sonar ( tocar) las campanas para avisar a los vecinos de diferentes acontecimientos.

El origen de este oficio posiblemente es prerromano. La sonoridad de la campana está en función de sus dimensiones y de esa mezcla metálica que se denomina vulgarmente bronce siendo la realidad una aleación de metales en proporción conocida por el maestro campanero. (Bronce y estaño)
Las primeras referencias a la existencia de campanas aparecen en la Biblia en el Libro del Éxodo. Cabe pensar que debían existir constructores de campanas.
La campana del pueblo o del barrio era el sonido referencial de muchos acontecimientos frecuentemente no trascendentales pero significativos para el vecindario. Hoy el bronco y constante rugir de motores encendidos por todas partes ahoga ese sonido.
Llamaba a misa, anunciaba la Resurrección del Señor, doblaba dolorosamente "a finados", en algunas iglesias señalaba en la misa diaria el solemne momento de la Consagración . También campanas de Navidad que resonaban con una alegría especial o invitaban a una celebración litúrgica particular etc.

Lo primero que tenía que aprender un campanero eran los distintos toques, ya que durante mucho tiempo el lenguaje de las campanas era comprendido por todos los fieles que sabían en todo momento si tocaban a muerto y si el difunto era hombre o mujer, si era la hora de rezar el ángelus, si había un incendio, o si amenazaba tormenta, si la misa era con sermón, si había o no procesión tras la misa, etc.
El viernes santo las campanas enmudecían, en su lugar se tocaban las matracas de campanario, unos tremendos artilugios cuya función era hacer enmudecer a los fieles y que simbolizaban el dolor por la muerte de Cristo. 
 Diferentes toques de campana
“Toque de arrebato”: este toque se hacía cuando había alguna catástrofe, un incendio, etc. Se tocaban varias campanas a la vez y de forma rápida para que acudieran los vecinos en ayuda o a socorrer o  sofocar algún incendio

 “Toque de fiesta”: Los días de fiesta grande se tocaban las campanas ““a vuelo”, que consistía en voltear las campanas, cosa que realizaban los mozos más arriesgados .El volteo se dejó de hacer, entre otras cosas por el peligro que entrañaba y que alguna vez terminó trágicamente

“Toque de difuntos”,
también conocido como “Clamor” que avisaba del fallecimiento de algún vecino. Era un toque lento, en el que participaban dos campanas distintas y que todavía hoy sobrecoge cuando suena. Al final del mismo nos daba la clave: si el finado era hombre se daban  dos toques separados, y tres si la fallecida era una mujer. Mientras el cadáver era conducido al cementerio las campanas tocaban a duelo, durante todo el recorrido.
 
“Toque de gloria”
. Así se llamaba cuando fallecía algún niño. Se tocaba con la campana pequeña o esquilín, y en algunos sitios era conocido como “toque de tilin.

Actualmente este oficio está prácticamente extinguido pues las campanas se programan mediante un ordenador conectado a un GPS que activa un mecanismo electromecánico.
Cómo se hace y funde una campana

Estos dos paneles son un encargo para el castillo de Oropesa en Toledo.
   Han sido diseñados para estar expuestos en el castillo en el castillo.


                                           - Puedes ampliar las imágenes si no las lees bien-
 
 
 
 
Aquí te dejo un montaje de video en el que he puesto imágenes de las campanas de mi pueblo (Villagarcía de la Vega) y de otros pueblos.
En él puedes ver y escuchar la explicación dada en este oficio
 
 
 
 
++++