Investigadores destierran el mito de la 'barriga cervecera'

Investigadores destierran el mito de la 'barriga cervecera'

Puede ser buena para la salud cardiovascular, nutrición y prevención del envejecimiento celular, como rehidratación tras el ejercicio físico y frente a la obesidad.
  • 14:27h Científicos españoles y europeos destacaron hoy los efectos beneficiosos para la salud del consumo moderado de cerveza, entre ellos la prevención de problemas cardiovasculares y respiratorios, y desterraron el mito de la "barriga cervecera". El VII Congreso europeo sobre Cerveza y Salud, celebrado en Bruselas, reunió el martes 30 de septiembre, a unos 160 expertos internacionales en medicina, nutrición y provenientes de 24 países. Investigadores españoles del Hospital Clínic de Barcelona, de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC), resaltaron los posibles beneficios de la cerveza, con y sin alcohol, en la salud cardiovascular, obesidad, nutrición y prevención del envejecimiento celular. "El consumo moderado de cerveza junto a una dieta sana, como la mediterránea, ayuda a prevenir complicaciones cardiovasculares mayores como un infarto de miocardio o un accidente vascular cerebral", aseveró el doctor Ramón Estruch, del Hospital Clínic de Barcelona. Aseveró que estudios efectuados en España han demostrado que la cerveza sin alcohol también tiene un efecto protector ante las enfermedades cardiovasculares (ECV). La directora del CSIC-ICCC, Linda Badimón, destacó que la ingesta moderada de cerveza puede "favorecer la función cardiaca global".
    El trabajo, elaborado por el Hospital Clínic, la Universidad de Barcelona y el Instituto de Salud Carlos III, concluye que el patrón alimentario de los consumidores moderados de cerveza en España es más próximo a la dieta mediterránea.
     El modelo de hombres o mujeres con vientres sobredimensionados es propio de la cultura anglosajona, donde se ingieren grandes cantidades de cerveza y comida rica en grasas saturadas con una actividad física casi nula, aseguraron los autores del estudio.

    El ensayo, realizado sobre una muestra de1.249 participantes, hombres y mujeres mayores de 57 años que por la edad tienen un mayor riesgo cardiovascular, ha confirmado la hipótesis de que la cerveza es saludable, según sus autores. Las personas que han participado en el estudio alimentándose con una dieta mediterránea acompañada por cerveza en cantidades de entre un cuarto y medio litro por día, "no solo no han engordado, sino que en algunos casos han bajado de peso", indicaron los investigadores. La dosis recomendada por los médicos es de dos vasos diarios para las mujeres y tres para los hombres, con comidas equilibradas y siempre que las personas realicen una vida normal, con algo de ejercicio.

    La cerveza es una bebida fermentada que recibe las propiedades alimenticias de los cereales con que se produce, igual que el vino las de la uva, o la sidra las de la manzana. Esta bebida aporta una cantidad de ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio mayor que otras, y tiene un efecto "protector" sobre el sistema cardiovascular. Los bebedores de cantidades normales de cerveza presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, y un índice de masa corporal inferior. En cuanto a las cantidades que se consideran moderadas, Estruch explicó que en hombres son dos cañas al día y una en mujeres. Los polifenoles, compuestos que se encuentran mayoritariamente en alimentos de origen vegetal y también en la cerveza, son los que pueden reducir los riesgos de padecer ECV y cáncer, debido a sus propiedades antioxidantes, aseguró Rosa Lamuela, de la Universidad de Barcelona. "En la cerveza, hemos encontrado hasta 50 tipos de polifenoles que, ingeridos en el organismo, tienen efectos beneficiosos sobre la presión arterial, los lípidos o resistencia a la insulina", añadió Lamuela. -*Al congreso asistieron también facultativos procedentes de centros de investigación de Alemania, Irlanda, Rumanía, Italia, el Reino Unido y Holanda. La doctora de salud publica en el Reino Unido Kathryn O'Sullivan desmintió la creencia de que la cerveza causa "barriga cervecera" al "no tener ninguna base científica". Explicó que el consumo excesivo de cualquier tipo de alcohol puede llevar al aumento de peso, pero no si se hace de forma moderada. De acuerdo con un estudio del Colegio Oficial de Médicos de Asturias, la "barriga cervecera" es "un mito", pues un consumo moderado de esta bebida, de hasta medio litro diario, asociado a una dieta como la mediterránea, no sólo no engorda sino que reduce el riesgo de diabetes e hipertensión.