En MI PAíS INVENTADO, Isabel Allende nos transmite con inteligencia y humor el amor por Chile.
Una gran nostalgia son el origen de este libro en el que la presencia del pasado, el verse ausente de la patria y la melancolía del  país perdido, son una constante durante toda la novela.
Chile es un país real y fantástico a la vez; una tierra estoica y hospitalaria, de hombres machistas y de mujeres fuertes y apegadas a la tierra. Isabel Allende nos relata de manera sencilla y a la vez grandilocuente la transición histórica del paso de la democracia de Allende a la dictadura de Pinochet. La autora vuelca todos sus sentimientos entrelazando la historia del país con la suya propia, la familia, la casa de los abuelos, historias de infidelidades…
Libro ameno y entretenido como todos los de la autora.

Floren

 

volver